Avisar de contenido inadecuado

CELEBRACIÓN

{
}

 -

El bar estaba lleno de gente desconocida. Franco pidió dos cervezas para celebrar su modesta publicación poética en una revista universitaria, para ello de ubicó en la mesa más escondida, mesa destinada precisamente a estas discretas revelaciones de una vanidad que aún no ha sido vencida. El mozo había tenido la delicadeza de dejarle un cenicero a pesar de que él no fumaba. Frente a él se posicionaba una silla vacía en total coherencia con su soledad planificada. Hubiera invitado a Chumbile, él único que parecía alegrarse de verdad de su constancia como poeta, sin embargo, había tenido la necesidad de estar solo, aunque el bar estuviese rebosante de gente que no conocía de ninguna parte; individuos en su mayoría agrupados para el unísono brindis de una alegría ignorada por él. En el futuro más próximo, quizá, también se reuniría con sus compañeros poetas, mientras tanto la cerveza dejaba en las comisuras de sus labios rastros húmedos de moderado alcohol. Tras una botella y media le dieron ganar de orinar y fue al baño, ésta se encontraba ocupada y tuvo que esperar. Cuando al fin pudo ingresar, observó que el ocupante anterior había dejado una maciza y tallada mierda flotando en el baño. En vano intentó bajar la palanca, al hacer presión cedía sin la habitual oposición de agua. Orinó encima de las deposiciones, sin respirar, evitando inhalar el humeante olor de todo aquel desecho humano. Empujo la puerta de salida, pero de inmediato descubrió que estaba truncada por fuera. La música estaba en alto volumen de modo que nadie escuchó sus gritos. Oh, oh, oh, baby for my heaven…tronaban los parlantes. Empujó con más fuerza, instigado por el horrísono hedor de la mierda. El pestillo parecía ceder. Le pareció oír una estampida de pasos y luego nada más. Grito auxilio y se sentó tras la puerta, llorando. 



{
}
{
}

Deja tu comentario CELEBRACIÓN

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre